top of page

SEMANA ESPECIAL - VOCES DEL SECTOR ECUESTRE : VIRGINIA Y PANCHO

De pequeña en el pueblo donde vivo, siempre veía a la gente del pueblo paseando con sus caballos y yo les decía a mis padres que quería uno.

A medida que fui creciendo, mi amor por los caballos se intensificó y cada vez deseaba más tener uno propio.


Eventualmente, llegó Pancho a mi vida, un PRE de 11 años que adquirí cuando tenía apenas 3 años.

Él vino sin estar domado, y se domó específicamente para mí, tomando en cuenta que yo tenía muchos miedos relacionados con montar. No quería un caballo que ya estuviera domado; quería uno que pudiera aprender y adaptarse junto a mí. La persona que me lo vendió conocía mis temores y límites, y sabía que Pancho sería el caballo perfecto para mí. Afortunadamente, el riesgo valió la pena.




Pancho tiene un carácter tranquilo, aunque se asusta fácilmente, pero sus sustos son controlables y nunca ha tenido un mal gesto. Uno de los retos que enfrenté con él fue en el manejo pie a tierra, especialmente al acercarme a él y acariciarlo, ya que inicialmente era muy esquivo. Sin embargo, con paciencia y trabajo constante, he logrado que se vuelva más cariñoso.


Él vive suelto 24/7 en una cuadra grande sin puerta, con heno a discreción. Entra y sale cuando quiere y comparte este espacio con Fandango, el caballo de Víctor, que es todo nervio y completamente opuesto a Pancho. Se complementan muy bien, pues Fandango le incita a moverse más y Pancho transmite la calma que Fandango necesita.


En los 8 años que llevamos juntos, solo me he caído una vez, a pesar de haber tenido varias situaciones riesgosas. Pancho y yo hemos superado muchos obstáculos juntos, lo cual ha fortalecido nuestra relación. Con el tiempo, noté que Pancho empezaba a ganar peso y a volverse más esquivo, lo cual me llevó a contactar a una veterinaria especialista en preparación física. Cambiamos nuestra forma de trabajar y Pancho no solo perdió peso, sino que su actitud mejoró significativamente.





Creo que la comunidad ecuestre puede apoyarse mutuamente compartiendo sus experiencias y conocimientos, especialmente en tiempos de cambio y transformación.

Es importante no tener miedo al cambio y buscar ayuda cuando algo no funciona como esperamos. Mi filosofía se centra en disfrutar cada segundo con los caballos, viviendo la vida a través de nuestros ojos y de los suyos, siempre buscando su bienestar y respetando su naturaleza.


Mi frase preferida es: "La fuerza se complementa con la nobleza y la lealtad". Estos principios son esenciales no solo en nuestra relación con los caballos, sino en todos los aspectos de nuestras vidas.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

SEMANA ESPECIAL -VOCES DEL SECTOR ECUESTRE: jordana

Mi pasión por el mundo ecuestre tiene raíces profundas en mi infancia. Mis abuelos tenían un caballo negro que trabajaba en el molino que poseían. La relación entre ellos era tan estrecha y sincera qu

Comentários


bottom of page