top of page

SEMANA ESPECIAL - VOCES DEL SECTOR ECUESTRE : SARA Y LOS ROLLING HORSES

Los caballos han estado ligados a nuestras vidas desde siempre.

Jorge había tenido caballos desde los 9 años. Su padre y el mío eran amigos, lo que hizo que mi padre me subiera desde niña a la finca de Jorge, donde cortaba la crin y la cola a los caballos de Jorge. El destino hizo que de mayores Jorge y yo fuéramos pareja, por lo que los caballos empezaron a estar cada día más presentes en mi vida. A los dos nos encantaban los animales, y los caballos, en especial, nos enamoraban. Jorge me enseñó a montar en una yegua muy especial, llamada Airis, la cual hacía unos años casi había tenido que ser eutanasiada por una lesión grave. Sin embargo, Airis es una guerrera, y a día de hoy sigue galopando por los prados de Pociello.



Nuestro manejo era tradicional, hasta que la propia Airis nos hizo prestar más atención a sus necesidades...

Airis tiene artrosis y muchas veces aparecía coja de un día para otro. Empezamos a informarnos, y leímos, contra todo lo que podíamos pensar, que lo que más necesitaba era movimiento. Los paseos pie a tierra se convirtieron en una rutina, así como el descubrimiento del core-training. La dieta empezó a cambiar, aunque inicialmente solo fue en la forma en la que la dábamos. Ahí aparecieron las slow feeders. Poco a poco fuimos buscando más información sobre el manejo del caballo, empezamos a escuchar podcasts, a apuntarnos a seminarios y clínicas, tratando de aplicar todo aquello que aprendíamos con nuestros caballos, burros y Shetland.


Como se puede intuir, nuestra manada es bastante amplia y cada día nos enseña cosas nuevas. No solo tenemos a Airis, una yegua con carácter testarudo, glotona, ciega de un ojo, pero con un fuego en su interior que hace que te enamores perdidamente de ella. También tenemos a Canela, una potrita de 5 años mimosa como ella sola, a la vez que tozuda, que hace que nos planteemos cómo educar bien a un potro. Eso sí, por muy potra que sea, no puede ser más valiente. Con ella queremos tomarnos las cosas con calma, y que todo lo que aprenda sea basado en el respeto y el cariño.


Otro de los miembros es Nerón, hijo de la primera yegua de Jorge, que se llamaba Mora, por lo que esconde un valor sentimental incalculable. Nerón también nos ha dado guerra, y nos ha mostrado muchas veces cómo nuestro estado anímico importa, y lo sumamente sensibles que son estos animales.


Tenemos a nuestros dos burros, Pin y Pon, que nos muestran cada día cómo todo equino tiene que ser cuidado con mucho cariño, y cómo la dieta es sumamente importante, no solo en los caballos sino también en los burros. Pin, además, que es asustadiza, nos da grandes lecciones de paciencia y respeto.


En casa también tenemos a una pequeña gran revolución: Percha. Esta Shetland con laminitis nos ha hecho interesarnos cada vez más por el cuidado del barefoot, así como también en el manejo de la nutrición y lo divertidos que pueden ser los paseos pie a tierra con una todoterreno como es Percha.


El querido Terry, que es nuestro gran abuelito y con el que más de una lágrima ha caído ya por el camino, pero que nos sigue demostrando que es un luchador con muchas batallas ganadas a sus 27 años. Tiene diversos problemas de salud que nos han hecho interesarnos en cómo debe ser la nutrición de un senior, así como el estar creando un paddock activo, para que este abuelito nos acompañe muchos años más.


Y por último, Zeus que llegó hace año y medio de un manejo sumamente tradicional y que no sabía relacionarse con más equinos. Zeus es mi caballo, y creo que es el caballo que hace que cada día quiera ser no solo mejor amazona, sino también una mejor propietaria. El cambio que hay en el brillo de sus ojos, hace que cada esfuerzo valga la pena.



Todos los que tenemos caballos, y que no solo queremos montarlos, sino llegar a conocerlos y comprenderlos, sabemos que a veces el día a día puede ser duro.

Puedes subir un día a la finca con un plan, y ya sea una cojera, la gestión de la comida, un vallado roto puede cambiar tu día en un momento. Quienes adoramos a nuestros caballos, lo que más queremos es verlos felices y sanos, por eso las enfermedades, y más en caballos mayores son muchas veces una angustia. Es por ello, que gracias a la información que comparten grandes profesionales, así como la gran suerte de poder estar comunicados propietarios y profesionales desde cualquier punto del mundo, es un apoyo de gran relevancia para los propietarios. No es fácil tener un caballo bien cuidado, y a veces es incluso agotador. Pero, el hecho de cuando llegas y vienen a saludarse, los lametones que dan en nuestras manos, esos galopes en el campo en libertad jugando unos con otros, el ver a Terry recuperarse después de una mala racha, o ver a una Airis rejuvenecida, hace que cualquier cosa valga la pena.


Todo lo que nos han dado los caballos lo hemos querido transmitir a través de nuestro proyecto The Rolling Horses donde queremos ayudar a difundir información sobre el bienestar del caballo y de esa manera, ayudar a otros propietarios que como nosotros en algún momento se hayan sentido algo perdidos. Lo mejor que podemos hacer, es disfrutar cada segundo con ellos, porque los que vivimos con caballos, tenemos el privilegio de vivir la vida a través tanto de nuestros ojos como de los de ellos.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

SEMANA ESPECIAL -VOCES DEL SECTOR ECUESTRE: jordana

Mi pasión por el mundo ecuestre tiene raíces profundas en mi infancia. Mis abuelos tenían un caballo negro que trabajaba en el molino que poseían. La relación entre ellos era tan estrecha y sincera qu

Comments


bottom of page